Butifarra con alubias: un placer que no debes perderte – Terra dolca

Terra dolca

Gatronomía

Butifarra con alubias: un placer que no debes perderte

La gastronomía catalana es una de las más ricas a nivel mundial, ya que los vegetales y carnes que se producen en la región le proporcionan ese toque único, que por supuesto no se ha conseguido de la noche a la mañana.

Un ejemplo de ello es el conocidísimo platillo butifarra con alubias, el cual está constituido por butifarra y judías blancas, que se haría popular en los restaurantes de gama baja y fondas del siglo XIX en Catalunya.

Lo más seguro es que no le encontremos en un restaurant cotizado o en una casa de alta alcurnia, pero sí que conseguiremos alguna variante ya que se trata de una comida simplemente deliciosa.

De hecho se le conoce como el plato de “la chica del pais” (en este caso la butifarra) y “las once mil vírgenes” (una frase que se refiere a las judías blancas).

Origen de la butifarra y las judías blancas

Con la butifarra sucede algo muy curioso; no siempre se le llamó de esta manera, sino que antes del siglo XIX era conocida como “Llonganisa” o longaniza, y se prepara igual que el resto de las salchichas. Consiste en un trozo de tripa de res o cerdo rellena de restos de carne y especias.

Las alubias o judías no llegaron a España sino hasta después del descubrimiento de América, presentes en sus diversas variedades, y que hoy en día protagonizan o adornan los platillos catalanes y del resto de España.

A mediados del siglo XIX, la butifarra con alubias empezaría a aparecer en publicaciones y libros de cocina de la región, lo que facilitó que se preparase en cada hogar de Catalunya.

Alrededor del año 1932, Ferran Agulló publicaría en lo que se conoce hoy en día como El libro de la Cocina Catalana un conjunto de recetas que incluían butifarra y judías blancas, ya sea en forma de sofritos o sopas.

Hoy en día la butifarra con alubias se evidencia en la cotidianidad de los catalanes, ya sea que un cerrajero coma este platillo después de un día de trabajo agotador, o que un ejecutivo llegue cansado a casa y su esposa le ofrezca este suculento platillo.

Preparación del platillo

Actualmente se preparan variaciones del platillo original, pero la receta básica consiste en cocinar las alubias poniéndolas a hervir por un tiempo aproximado de hora y media o dos horas. Se escurren las alubias y se apartan.

Las butifarras se encuentran disponibles en los supermercados, sin embargo es importante que observes los tiempos de elaboración y vencimiento. Se fríen las butifarras en la sartén, de modo que queden bien cocidas por ambos lados. Aparta las butifarras y su excedente de grasa.

Luego se colocan las alubias en la sartén y se les adiciona la grasa de las butifarras, a fin de saltearlas a todo fuego. Si deseas hacer variantes del platillo, prueba con sofreír algo de tocino con jamón y perejil antes de agregar las judías.

Procura que el jamón y el tocino queden crocantes, para que haya un choque de texturas cuando degustes las alubias. El aceite tiene como finalidad crear un puente de sabor entre la butifarra y las alubias.

No siempre tienes que agregar judías, sino que puedes probar con otras leguminosas como los garbanzos o habas.



error: Content is protected !!