Las tartas y la confitería del futuro serán impresas – Terra dolca

Terra dolca

Gatronomía

Las tartas y la confitería del futuro serán impresas

Agrega algo más a la lista de cosas que se pueden obtener desde una impresora 3D. Ya no solo podemos imprimir juguetes u órganos humanos. Las nuevas máquinas prometen hacer posible imprimir hasta una tarta.

Hay una serie de impresoras alimentarias 3D en el mercado, que prometen imprimir cualquier cosa, desde pasta hasta Nutella. Pero la mayoría simplemente crea formas a partir de ingredientes previamente elaborados.

En el último Consumer Electronic Show, que es una feria anual de electrónica de consumo en las Vegas, se pudo observar en una de las cabinas de la sección de impresoras 3D toda una curiosidad, de la mano de la compañía Sugar Lab.

En la parte externa de la cabina se exhibían elaboradas tartas y caramelos cuyos componentes y confitería habían sido construidos con una impresora 3D.

Los fundadores de Sugar Lab; Kyle Von Hasseln y su esposa, Liz, son arquitectos. Se encontraron con la idea casi por accidente, cuando experimentaban con nuevos materiales para imprimir modelos arquitectónicos en 3D (como el aserrín).

El proyecto comenzó cuando los von Hasseln eran estudiantes de posgrado en el Instituto de Arquitectura del Sur de California, y olvidaron que se suponía que debían preparar un pastel de cumpleaños para un amigo.

Su pequeño departamento no tenía horno, pero tenían la impresora 3D Systems que estaban usando para su proyecto de tesis. Después de ajustar la tecnología existente para imprimir capas de azúcar, imprimieron el nombre de su amigo como un pastelero y nació un negocio.

Los von Hasseln rápidamente comprendieron el potencial de su invención y establecieron Sugar Lab, diseñando e imprimiendo dulces 3D en sabores como la menta, la guinda y la vainilla.

“Probamos el azúcar”, dice Kyle von Hasseln, “solo porque era barato y de fácil acceso y luego nos dimos cuenta de que una vez construido el modelo, podríamos comerlo”.

Sus máquinas, llamadas ChefJet y ChefJet Pro, imprimen básicamente, azúcar. Pero trabajan aplicando una mezcla de alcohol y agua para humedecer y luego endurecer las cosas dulces.

El enfoque de los dispositivos en el azúcar cristalino, combinado con las capacidades de los propios impresores, da como resultado formas que serían casi imposibles de construir con las manos humanas, pequeñas esculturas en cada postre.

Según su creadores: “Si alguna vez has hecho glaseado y dejado el recipiente durante la noche en el fregadero, sabrás que es muy duro y bastante difícil de quitar y eso es esencialmente lo que sucede dentro de la impresora ChefJet”.

Las impresoras del modelo base se venden en más de 4000 euros y pueden usar pigmento negro para generar figurar coloreadas a escala de grises.

Los modelos a todo color probablemente se vendan por cerca de 10000 euros . Como me dijo el cofundador de Sugar Lab, Kyle von Hasseln, los mercados de destino de las máquinas son las panaderías, los restaurantes y los organizadores de eventos.

Cuando los entrevistamos los von Hasseln estaban imprimiendo un confite en forma de llave para la tarta de cumpleaños de un cliente que es cerrajero profesional. “Creemos que el azúcar es un gran lugar para comenzar a imprimir alimentos en 3D”, dijo Liz.

“Pero más allá de los dulces, vemos toneladas de potencial para otros sustratos comestibles. Estamos muy contentos de continuar experimentando con almidones, especias o incluso proteínas en el futuro.

E incluso más adelante, vemos potencial para cosas como nutrición personalizada y productos farmacéuticos “. “Estamos en el comienzo de la impresión 3D”, agregó. “Este es un momento muy emocionante”.



error: Content is protected !!